Skip to main content

La madera de eucalipto es una madera de gran resistencia, apta incluso para exteriores, pero difícil de trabajar. Aunque tiene uno de los mayores potenciales de explotación su mala fama hace que pase desapercibida como especie maderable.

Llego a España a mediados del siglo XIX y está ampliamente extendido. Este árbol es también usado para repoblaciones dado su crecimiento relativamente rápido. Es fácilmente reconocible debido a las tiras que desprende su corteza.

Si se deja el tiempo necesario alcanza los 60 metros sin problemas, aunque puede superar los 130. Estos últimos son ejemplares de avanzada edad que han disfrutados de buenas condiciones y no han competido con otros ejemplares por tierra, agua o luz. Existen más de 700 clases de eucalipto, la mayoría australianas.

La madera de eucalipto es una de las mejores opciones para la obtención de pasta de papel. Este es el principal uso del eucalipto.

En la mayoría de ocasiones las plantaciones están enfocadas a obtener rendimientos muy altos y no madera maciza de calidad, las podas y las densidades de plantación no han sido las óptimas. En los casos en los que se ha hecho bien se ha obtenido una madera con unas muy buenas prestaciones mecánicas, incluso aptas para la construcción. En este sentido destaca la madera de eucalipto blanco (Eucalyptus Globulus), que es la que normalmente se comercializa bajo la denominación de madera de eucalipto.

¿Cuál es el origen de la madera GRANDIS?
Es originario de la zona norte de Nueva Gales del Sur y de las costas de Queensland, desde los 26 hasta los 32° de latitud sur, alcanzando altitudes de hasta 900 m.s.n.m. Las precipitaciones de la región ocurren preferentemente en verano, oscilando entre los 1.000 y 1.750 mm anuales. La estación seca es de sólo tres meses y raramente rigurosa. La temperatura media máxima mes más cálido: 29 – 32 °C y la temperatura media mínima mes más frío: 5 – 6 °C.
E. grandis es una especie con buena adaptación y crecimiento en una variada gama de condiciones edafoclimáticas, exceptuando aquellas con drenaje deficiente y ocurrencia de heladas, la capacidad de producción de grandes volúmenes de madera en períodos relativamente cortos, además de su aptitud maderera para múltiples usos, entre ellos aserrado, laminado, aglomerado, pulpa, postes cortos y largos, varas, etc.

Se trata de una especie de crecimiento rápido y sostenido, de poca plasticidad climática y edáfica.
Clima: especie de clima subtropical; no soporta heladas ni fríos intensos (por debajo de 0°C grados), aunque en Argentina resiste temperaturas de – 2 °C. Cuando adulto, su resistencia a las bajas temperaturas aumenta.
Suelo: preferentemente de origen limoso, fértiles y profundos. Requiere un cierto contenido hídrico pero nunca anegamiento.

Presione ENTER para buscar o ESC para salir